Diferencia entre ERTE y ERE

La crisis sanitaria del coronavirus (COVID-19) que está azotando el mundo ha puesto de manifiesto el uso continuado a niveles laborales de estos términos algunos llevábamos sin oírlo con tanta frecuencia desde la pasada crisis financiera del 2008.

En el último punto de este artículo detallaremos como se ve afectado el término ERTE por tras la aprobación del Real Decreto Ley del Gobierno por el cual se declara el Estado de Alarma

Aunque son palabras similares, las consecuencias que cada uno tiene son muy distintas. Vamos a definir inicialmente que es ERTE y ERE.

¿Qué es un ERTE?

El ERTE es un Expediente de Regulación Temporal de Empleo y está regulado en el Artículo 57 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores bajo la denominación: “Suspensión del contrato o reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o derivadas de fuerza mayor“.

Con la aplicación de esta medida, el trabajador verá su jornada laboral reducida entre un 10% y un 70% sobre su trabajo diario, semana, mensual o anual.

¿Cuándo se puede presentar un ERTE?

Para llevar a cabo el ERTE no es necesario tener en cuenta el número de trabajadores de la empresa o el número de afectados como si pasa en el ERE. Los ERTE se ejecutan en crisis temporales y NO proporcionan indemnizaciones a sus trabajadores como si pasa en el caso del ERE.

La empresa notificará a los trabajadores y a la autoridad laboral correspondiente la decisión sobre la suspensión de los contratos y, a su vez, la autoridad laboral se lo comunicará a la entidad gestora de la prestación por desempleo.

Los trabajadores sí que tendrán derecho a cobrar la prestación por desempleo que le corresponde, durante el tiempo estipulado. Durante el ERTE el trabajador cobrará la prestación de desempleo que le corresponde, igual que si hubiera sido despedido definitivamente, es decir, percibe el 70% de la base reguladora (un indicador utilizado para calcular prestaciones que es ligeramente inferior al salario). Esta es la cantidad que se percibe durante los primeros 6 meses en paro, a partir del séptimo se ingresa el 50%. Además, la compañía tendrá que mantener dado de alta al trabajador y seguir pagando el 100% de la seguridad social.

La duración del ERTE no está limitada en tiempo. Las sociedades podrán aplicarlo durante 15 días, un mes o dos si la situación lo requiere. Los trabajadores tendrán que ser readmitidos de manera obligatoria cuando termine la situación. Por otro lado, los trabajadores podrán denunciar a las empresas si consideran que se han producido irregularidades en el ERTE.

¿Qué es el ERE?

Un ERE es una medida laboral dirigido a empresas con problemas que les permiten una reducción de trabajadores. Los ERE están regulados en el Artículo 51 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado mediante Real Decreto Legislativo 2/2015, de 22 de octubre.

Una empresa no puede presentar un ERE en cualquier momento, para poder usar esta herramienta deben de cumplirse unas series de parámetros como causas económicas, técnicas, organizativas o de fuerza mayor. Esta herramienta fue muy utilizada por las empresas españolas durante la crisis económica que antes comentábamos de 2008.

Tipos de ERE

  • ERE de reducción de jornada: Se reduce la jornada laboral de los trabajadores, en lugar de suspenderla por completo. El trabajador permanece en su puesto, pero trabajando menos horas o menos días.
  • ERE de suspensión: En esta situación, la empresa establece un nuevo calendario laboral a sus trabajadores señalándoles los días en los que no habrá actividad laboral. Consiste en mandar al trabajador a casa unos días específicos.
  • ERE de extinción: El más duro, se trata de un despido colectivo de la plantilla. Conlleva la finalización definitiva de la relación laboral entre empresa y parte de los trabajadores. Es la opción más desfavorable para los empleados.

¿Cuándo se puede presentar un ERE?

Una empresa no puede presentar un ERE cuando quiera. Para poder usar esta herramienta la empresa debe alegar circunstancias económicas, técnicas, organizativas o de producción. Después debe lleva a cabo la extinción de contratos de trabajo que afecten en un periodo de 90 días al siguiente número o porcentaje de empleados:

  • Si es una empresa con menos de 100 empleados, solo podrá afectar a 10 trabajadores.
  • En caso de tener entre cien y trescientas personas contratadas, el ERE podrá afectar al 10% de los empleados.
  • Si la empresa tiene 300 o más trabajadores, podrá afectar a 30 empleados.
  • De igual modo se tendrá como un despido colectivo cuando la extinción del contrato afecte a toda una plantilla de trabajadores mayor a 5 empleados.

Principales diferencias entre ERTE y ERE

Teniendo en cuenta las definiciones anteriores, veamos a continuación las principales diferencias entre ERTE y ERE

El ERTE es una suspensión temporal del contrato de trabajo y no implica necesariamente la extinción del mismo. Sin embargo, el ERE es un proceso administrativo por el que una compañía prescinde de parte de sus empleados a consecuencia de una dificultad importante. Es decir, el ERE puede ser un despido y el ERTE no tiene por qué serlo.

En el caso del ERTE, como es una reducción o suspensión del contrato, el trabajador puede solicitar su prestación por desempleo. En el caso del ERE de extinción, el afectado es indemnizado con una cantidad de dinero por año trabajado.

La diferencia entre ERTE y ERE es la duración de sus consecuencias. El ERTE suele ser temporal, mientras que el ERE suele tener un impacto definitivo.

¿Cómo será el ERTE durante la crisis del coronavirus?

Te explicamos cómo afectarán los ERTE a los trabajadores de España únicamente durante la crisis provocada por el COVID-19:

No se pueden eliminar puestos de trabajo. Las empresas que se hayan acogido a un ERTE estarán obligadas a mantener a sus trabajadores y no podrán realizar ningún despido durante los 6 meses siguientes, una vez recuperada la actividad.

Se percibirá la prestación por desempleo sin consumir paro. De acuerdo con el Real Decreto Ley de medidas adoptadas por el Gobierno con el objetivo de proteger a las familias, aquellos trabajadores que estén en un ERTE podrán percibir el subsidio por desempleo. Será el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) quien se haga cargo de su coste. A efectos de la vida laboral, el tiempo de paro computará como cotizado y no consumirá el tiempo de desempleo.

Exención de las cotizaciones sociales a empresas. A consecuencia de la extraordinaria situación, las compañías que hayan aplicado un ERTE no tendrán que pagar la cuota a la Seguridad Social de sus trabajadores. De todos modos, hay que tener en cuenta que esta exención será del 100% para las empresas con plantillas inferiores a 50 trabajadores. Aquellas que superen esta cifra se bonificarán con una rebaja del 75% en la cotización.

Deja un comentario